Pages

domingo, 5 de mayo de 2013

LOS INMIGRANTES DIGITALES, TODO ES ADAPTARSE



Buscando por Internet he encontrado una definición de nativos digitales e inmigrantes digitales. Al parecer, los nativos digitales tienen menos de 30 años y han nacido con la tecnología. En definitiva, son los de “una tic” bajo el brazo. Por otra parte, los inmigrantes digitales son “aquellos que se han adaptado a la tecnología y que la utilizan de manera más particular”. Por cierto, estos últimos serían las personas entre 35 y 55 años (siento recordar el paso del tiempo).
Ahora, digo yo… chorrada monumental la separación por edades. Hay personas de 25 años enemigas convencidas de las nuevas tecnologías, independientemente de convivir con ellas desde que tienen uso de razón. Hay personas con 50, 60 y 70 años que hacen virguerías con las nuevas tecnologías. Por lo tanto, la separación por edades me parece un poco absurda. Es cierto que los jóvenes tienen más contacto con las Tic por las características de la generación en sí, pero la tecnología no es un apartado cerrado. Todo lo contrario. La cuestión es adaptarse, aprender y buscar utilidades.
Considero que el papel del inmigrante digital cuenta con muchos aspectos positivos. El inmigrante ha participado en dos realidades diferentes; la comunicación tradicional y la comunicación “moderna”. Conoce las posibilidades que le ofrece enviar una carta a alguien, sabe las características positivas de un email. Sí, puede que el inmigrante digital sea más “lento” a la hora de moverse por este mundo tecnológico, si bien adquirirá una visión reflexiva, algo que también es importante no perder.
No puedo plantear un debate que se centre en elegir entre nativo o inmigrante digital,  sería absurdo. Lo importante es saber que el inmigrante digital puede utilizar de manera positiva sus conocimientos a la hora de formar parte de esta nueva sociedad tecnológica. El inmigrante digital puede ayudar al nativo a no olvidar la importancia de las charlas en la mesa, de las tertulias con las sillas en las puertas de las casas. A su vez, el inmigrante conocerá mejor al nativo a través de las herramientas que utiliza y, sin duda, podrá encontrar oportunidades en esta sociedad digital.

11 comentarios:

letizia nati poltri dijo...

Sandra, la imagen que has puesto es genial, ¡me encanta! somos concientes de que las tecnologías digitales han cambiado radicalmente nuestra realidad, la manera de comunicar, de organizar nuestro tiempo, de trabajar o estudiar. El futuro es la tecnología, habrá un momento en el que no se hablará de inmigrantes o nativos digitales. Y muchos de los inmigrantes, como has señalado, disfrutan con las TIC: Internet, smartphones, tabletas se han convertido en prótesis de nuestros cuerpos y de nuestras relaciones sociales. No podemos estudiar o trabajar sin una conexión a Internet. Vivimos todos, nativos e inmigrantes, dentro de la misma realidad digitalmente aumentada. Algunos de los inmigrantes viven esta situación con dificultad, fastidio, o incluso rabia, pero otros están llenos de entusiasmo o, por lo menos, intentan aprender cómo vivir en nuestro nuevo entorno. Para los nativos, sin embargo, esta es el único mundo posible. No han asistido al cambio Gutenber-Internet. Nacieron en esta realidad, es su natural manera de ser. ¿Cómo se puede superar la brecha entre estos dos mundos en la educación? Acercándonos a ellos, porque no hay vuelta atrás. No se puede pedirles a los alumnos de regresar al pasado. El nuevo papel del profesor sería, más bien, el de guía, para que descubran y exploren una realidad que puede enriquecer sus conocimientos.

José Rovira Collado dijo...

Muy buena entrada Sandra aunque utilices un lenguaje demasiado coloquial. Creo que tu postura es la que más me gusta y Letizia lo confirma en su comentario. No hay vuelta atrás y hay que integrar las TIC en la educación como en cualquier otro ámbito.
Por cierto, he visto que habéis planteado el debate todo a la vez, así que ánimo con los comentarios.

Axel Ramírez Vitoria dijo...

Aquello de que el inmigrante digital aporta reflexión y sirve de acicate al contacto cara a cara me parece un cliché. La visión de un nativo digital que prefiere el ordenador y la relación virtual y necesita ser recordado constantemente de que "hay un mundo ahí fuera" no me parece muy ajustada a la realidad.

Vertido ya el vitriolo, he de decir que no podría estar más de acuerdo con tu delimitación de quién es nativo y quién inmigrante digital: todo depende de la actitud con respecto a las TIC, no la edad.

Isa Martinez dijo...

Sandra me parece interesante el carácter reflexivo y argumentado de tu entrada, pero no comparto las ideas que aportas. Aunque comenzaré por una en la que sí estoy de acuerdo, vaya paradoja ¿no?. Al igual que Axel, entiendo que la delimitación entre Nativos o Inmigrantes Digitales puede tener más que ver con un actitud que con la edad, aunque ésta última sí es relevante, en la medida en la que de unos años a esta parte las Tic han irrumpido en todos los órdenes de la vida (la educación no sé si incluirla en esta afirmación) y hay personas que no han tenido que adaptarse sencillamente lo entiende como algo normal. Y es en esta afirmación que planteo en la que se pone de manifiesto que de alguna forma tú también reconoces esas ventajas de los Nativos frente a los Inmigrantes digitales porque aseguras que pueden adaptarse y eso inevitablemente significa que están en desigualdad de condiciones.

No obstante, me gusta comprobar que hay debate, diferentes puntos de vista porque eso nos acerca a diferentes realidades y así nos enriquecemos todos. Gracias por tu punto de vista y enhorabuena.

AIDAPB dijo...

Coincido con Letizia en destacar la imagen elegida, pues considero que no puede ser más ilustrativa para el tema que estamos tratando.
Por otro lado, y como bien apuntas en tu entrada Sandra, la edad no puede ser nunca, aunque algunos se empeñen en lo contrario, un pretexto para abandonarse, para abandonarse como persona, en la profesión que uno desempeñe, etc. precisamente porque es la ilusión por vivir, por querer superarnos día a día, por alcanzar nuevas metas...la que debe mantenernos despiertos y por ende, en activo. Y esto mismo puede extrapolarse perfectamente al tema de este debate, la brecha que metafóricamente separa a inmigrantes y nativos digitales no puede ser una línea infranqueable, pues como todo o casi todo en la vida, todo depende de uno mismo y de sus ganas por seguir creciendo y no quedarse atrás, y sobre todo y lo que es más importante, de su empeño por vencer obstáculos y superar metas.

Marta Pérez Cerdá dijo...

¡¡Sandra, muy buena introducción al debate!! Yo estoy de acuerdo con que no se puede hacer esa distinción entre nativos e inmigrantes únicamente por la edad. Es algo absurdo pero a la vez y de manera inconsciente todos hacemos esa distinción. Podemos ser genios de la tecnología y hasta mejor que una que a nacido en la "era digital" pero siempre se corta todo en una edad. No sé explicarlo bien pero te lanzo una pregunta:

¿Te consideras inmigrante o nativo digital?
Yo me considero inmigrante independientemente de que las tecnologías sepa controlarlas. Estos meses es cierto que me siento más nativa pero nunca lo voy a ser- Hay un límite entre esos dos conceptos y va a existir. Quizás se olviden pero tu sabes en que era has nacido. Eso sí, no digo que te consideres inmigrante porque odies las tecnologías, sino porque cuando nacimos la Tecnología no estaba en nuestras vidas se ha ido incorporando ahora.
En lo que sí estoy de acuerdo es en que somos los inmigrantes quienes debemos acercarnos para acabar con esa brecha distintiva. Los nativos no pueden volver atrás y nosotros podemos avanzar teniendo el privilegio que hemos vivido la época sin tecnologías y la época tecnológica.

GRACIAS por tu aportación.

Marta Pérez Cerdá dijo...

Os dejo un artículo que habla sobre una de las cosas que hemos tratado aquí: "La brecha entre nativos e inmigrantes digitales", de Eduardo Punset.
http://www.eduardpunset.es/13278/general/la-brecha-entre-nativos-e-inmigrantes-digitales

Isa Martinez dijo...

Al leer a Marta, he caído en la cuenta de que otra de las desventajas de los Inmigrantes digitales, y entiéndase esto como una generalización (con lo que esto implica),es que tienen muchos perjuicios hacia las Tic. De manera que inevitablemente se enfrentan a ellas con una actitud que les hace perder muchas de sus posibilidades. Además, he llegado a pensar que los Inmigrantes digitales, y yo me incluyo ahí también, son como los alemanes que viven en Benidorm durante años pero a los que siempre notamos un extraño acento...

Sandra dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Sin duda, el debate está siendo muy interesante. Leti, estoy totalmente de acuerdo con todas tus aportaciones. Tú misma lo has explicado y, posteriormente, lo ha subrayado José Rovira: no hay vuelta atrás. Los inmigrantes deberán aprender de los nativos, los nativos de los inmigrantes. La educación es un proceso de enseñanza-aprendizaje mutuo, superar esa diferencia tecnológica también lo es.
Por otro lado, no planteo que el nativo esté conectado al ordenador sin conocer “un mundo fuera”. Soy consciente de que el nativo se relaciona cara a cara y virtualmente. Únicamente creo que el inmigrante recordará al nativo "el abanico comunicativo tradicional" y sí, puede ayudar a reflexionar al nativo, como el nativo hará reflexionar al inmigrante cuando le muestre las grandes posibilidades tecnológicas en comunicación y educación.
Como bien comenta Axel, la utilización y conocimiento de las Tic es cuestión de actitud. Como también recuerda Isabel es cuestión de adaptación. También sé que los alumnos consideran “normal" la vida con las Tic y que los inmigrantes deben adaptarse para entenderlas, pero no creo que ello conlleve una desigualdad de condiciones. LA DESIGUALDAD TERMINA CUANDO HAY APRENDIZAJE. Sí, puede que los nativos tengan ventajas en cuanto a la tecnología porque han nacido con ella pero... Marta, cuando seamos mucho más mayores, existirá una tecnología 54643.0 que deberemos comprender y aprender. Los ahora nativos serán inmigrantes. Se adaptarán, aprenderán, y nuevamente, existirá esa brecha metafórica a la que hacía referencia Aida, una nueva brecha entre nativos e inmigrantes que deberemos superar.
Os dejo el enlace de la página chaval. es (www.chaval.es) que tiene como objetivo "educar a los adultos sobre las posibilidades de las Tic". Cuenta con un apartado para docentes. Interesante.

Marta Pérez Cerdá dijo...

Sandra, no he dicho en ningún momento que no haya que adaptarse. Sé que hay que adaptarse y como "inmigrante digital" te digo que yo estoy en ese proceso de adaptación y lo que estoy conociendo me gusta. Aún así yo pienso que se dejan de lado cosas que sería una lástima que se perdieran. El problema que surge ante todo esto de adaptarse es que esa adaptación requiere de una formación por parte de los futuros docentes y estos por mucho que se formen al ser inmigrantes digitales siempre serán los alumnos quienes conozcan más de él. Esto es bueno por que se da lo que comentabas "un proceso de enseñanza-aprendizaje mutuo" pero a la vez tiene inconvenientes sobre todo en los inmigrantes digitales. Ellos están sufriendo las máximas consecuencias de esta nueva era, aunque no debo dejar de lado que los nativos también empezarán a sufrir muchas de las consecuencias que destaqué en mi entrada dentro de unos años.
Desde mi punto de vista esa brecha entre nativos e inmigrantes digitales será dificil de superar aunque no imposible.

Isa Martinez dijo...

Otra de las muchas ventajas que tienen las Tic es que sus posibilidades y recursos están a disposición de Nativos y también de Inmigrantes digitales. Yo os invito a reflexionar sobre este enlace en el que se ponen de manifiesto las ventajas y también los riesgos del uso de las Tic en la lectura.

Publicar un comentario

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.